Entusiasmados

Noe y Álex volvieron en Madrid a acariciar la arcilla e hicieron piezas que dejaron entusiasmadas a casi sesenta personas. El mimo con el que imparten los cursos, la delicada preparación de las clases, la generosidad en la transmisión de su arte y su simpatía hacen que no sólo la capital se esté rindiendo a…